miércoles, 28 de septiembre de 2016

En cinco minutos


00:00

A veces me detengo y medito sobre los grandes pasos que dice dar una Humanidad que camina por la Luna sin saber hacerlo en la Tierra. Nos prohíbe, nos obstaculiza, nos impide el movimiento y el cambio. De un continente a otro, de un país a otro, de un sistema a otro, de un género a otro.

No he viajado mucho. Quizá solo ocurra en el planeta que habito. Observo mi país y los de alrededor. No dejo de sentirlos como un grupo, que no equipo, de pequeñas cuentas independientes atadas, solo y exclusivamente, por un hilo en cuyo nombre se atenta todos los días.

Sigo en el andén. Veo reflejos en el cristal. Busco la obligación de ser un@ mism@ en el grito apagado de las pupilas que viajarán junto a mí.


00:03

Línea C-4: Atocha - Parla al pasar por Villaverde Bajo. Voy adormilada en uno de los asientos que se agrupan en tres unidades junto a la ventana. Aparece un hombre mayor con un jersey verde y un sombrero de paja con una cinta roja y amarilla alrededor de la copa. Va con un equipo de música en un pequeño carro y una gran sonrisa.

- Que me vas a dejar Miguelito, que me vas abandonar... Tengo una corazonada, tengo una corazonadaaaaaa...

Se sienta frente a una chica de cabello largo y castaño. No deja de recordarle a ella y a todo el vagón la cara de besugo que llevamos. 

- ¡Tranquilos! No pediré. ¿No les enseñaron a reír?

Se levanta y pone de nuevo la música:

- Esa es mi corazonada, esa es mi corazonadaaaa...

Vuelve a sentarse. Hablan los altavoces de Renfe: "Next stop (pausa) Próxima parada (pausa)  Villaverde Alto".

- ¡Parla City! ¡Lo mejor! Pero aquí baja cuanto soy. ¡Manolitooooooo! 

El tren se aleja y él parece reencontrarse en el andén con un amigo que hacía tiempo que no veía. Posiblemente de ahí ese ánimo luminoso. El resto de pasajeros prosigue el viaje con mala cara. Recuerdo una cita que me enviaron el otro día. Saco el móvil:

Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es solo saberla vivir”. 

(Frida Kahlo)


00:05

Te recuerdo, Amanda.


... la vida es eterna en cinco minutos...

2 comentarios:

Eli dijo...

Eterna en cinco minutos y, como decía Andrés Montes, puede ser maravillosa.

L u z C a r o b a dijo...

Maravillosa, absolutamente maravillosa ;-)

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios. Vosotr@s lo hacéis posible. GRACIAS.