martes, 8 de noviembre de 2016

Geranios rojos


.
.
(Click "Be sure to wear some flowers in your hair" (San Francisco, Scott McKenzie)
Dibujo: G é r a n i u m s R o u g e s, G e r a n i o s R o j o s ( I ) © Luz Caroba

Camino por la calle. A mi derecha un hombre con muletas se resguarda del frío bajo una vieja manta llena de remiendos. Doy cinco pasos más. Otro hombre se hace un ovillo mientras abraza un pequeño pañuelo cubierto de lágrimas. Diez pasos más. Tres hombres discuten por un tercio de cerveza. Un paso. Mariano duerme en el interior de un ataúd hecho con cartones recogidos en uno de los contenedores de las calles traseras, protegido de la vida, guardado de las miradas diurnas hasta que llega la mañana, momento de dormir para recuperarse de una noche de insomnio por el frío que duele en sus articulaciones. Me gusta el pequeño tiesto que ha colocado junto a su cabeza. Me gusta la delicadeza y mimo con el que lo cuida. No hay luz más brillante que la de su sonrisa al contemplar ese diminuto suspiro de vida, ese reflejo del guerrero que dormita en su piel, ese ligero aroma fresco que impregna su hoy, ese casi imperceptible nexo consigo mismo.

Me enamora un jardín ubicado bajo las luces apagadas de la Gran Vía.
.

Click "Where have all the flowers gone?" (Joan Baez)
Dibujo: G é r a n i u m s R o u g e s ( I I ) © Luz Caroba

5 comentarios:

Vicky dijo...

Bueno, antes que nada, te vuelvo a felicitar. Que la alegría siempre te impregne. Tenías muy bien guardado eso del amor para siempre.

Ahora vuelvo al post. Me parece triste y genial. Un relato delicado que no quiero ver. Porque nos duele.

Eli dijo...

Leí una vez en el blog de alguien que comentó aquí que una pequeña planta puede ser todo un jardín.

L u z C a r o b a dijo...

¡Hola, Vicky! ¡Muchísimas gracias! Sí, es cierto... Quizá sea porque soy muy reservada para algunas cosas :) Aprovecho para pedir disculpas por la tardanza en volver al blog... ¡Otro viaje!

El post es verídico. Describo una escena que viví camino del autobús nocturno. A mí tampoco me gustaría presenciarlo más porque como bien dices, nos duele. Tristemente es una realidad diaria y no se pone remedio. Es horrible detenerse y pensar el lugar que ocupamos las Personas para otras pocas ¿personas?

Saludos, Vicky. Muchísimas gracias por tu comentario.

L u z C a r o b a dijo...

Así es, Eli. Puede ser todo un jardín y de los más hermosos. Evoco ahora la lectura de "Los jardines secretos de Mogador"... Muchas gracias por tu comentario, Eli. ¡Saludos!

Giancarlo dijo...

Un felice 2017 per te e famiglia.

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios. Vosotr@s lo hacéis posible. GRACIAS.