jueves, 9 de marzo de 2017

Escuchar y

volver a escuchar. Prestar oído siempre para que nadie... Empatizar, ceder... Para que nadie... Da igual el lado en el que se ubique, no importa si trata de sonreír y mostrar buen ánimo. Puede estar rodeada y no sentir calor. No hay aliento que abrace las palabras no dichas, sonido deconstruido en forma de lágrima. 

Desde el tren detiene sus ojos en hormigón armado. "La culpa de todo es de Le Corbusier". Asiente. Recuerda tiempo atrás. Medita sobre el día a día. Evoca la sinfonía de los tornos de acceso al metro, el patrón rítmico de la entrada constante ¿hacia? Cuenta los minutos. Las manillas se hacen barrotes en su agotado rostro. Siente presión en el pecho. Se mira en el paisaje. Cae: "los malos siempre ganan".

Albinoni. Adagio. G menor.
Texto: Luz Caroba

2 comentarios:

Eli dijo...

Los medios de transporte parecen sugerir, dictar, inspirarte tanto...

L u z C a r o b a dijo...

Los utilizo mucho, me gustan. Muchas gracias por tu comentario, Eli. ¡Un saludo!

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios. Vosotr@s lo hacéis posible. GRACIAS.